Cambiar tamaño del texto: A+ | Normal | A-
Introducción

Cuidadoras y cuidadores

Fecha: 22/07/2013
Autor: Administrador

El SNC se propone trabajar con las personas que actualmente tienen a su cargo las tareas de cuidado dentro de los hogares o en instituciones, ya sea de forma remunerada o no. Tanto las tareas remuneras como las no remuneradas se encuentran altamente feminizadas: más del 95% de las personas identificadas como cuidadores/as remunerados/as son mujeres y la mujeres realizan más del doble de horas semanales de trabajo no remunerado dentro de los hogares.

Como afirma Aguirre: “La segregación que caracteriza estos empleos se acompaña de su desvalorización. Numerosos estudios teóricos y empíricos concuerdan en que ello se deriva de un proceso histórico marcado por la división sexual del trabajo. La asignación de las mujeres a la esfera familiar y doméstica ha legitimado su desventaja en la esfera del trabajo y su ubicación en empleos poco calificados. Si bien en el cuidado como en otras ocupaciones ocupadas mayoritariamente por mujeres se reconocen las cualidades específicamente femeninas para el cuidado, sin embargo ello no se corresponde con una valorización de esas cualidades en el mercado de trabajo dado que esas cualidades son atribuidas a las mujeres en función de su naturaleza o porque fueron adquiridas por la socialización familiar” (Aguirre, 2011:36)

Además, reforzando las necesidades de atención de las personas que realizan las tareas de cuidado, “(…) la valorización del trabajo de cuidados, la profesionalización y el reconocimiento de los derechos laborales de las cuidadoras son elementos fundamentales para asegurar el derecho de las personas a recibir cuidados de calidad. Es así que los derechos de los trabajadores y el derecho de las personas sujetos de cuidado están estrechamente ligados. El bienestar de los que reciben cuidados depende en gran medida de la calidad del empleo de los que prestan”. (Aguirre, 2011:37)

Se configuran entonces que este grupo tiene especiales necesidades en términos de atención, entendiéndose como una cuarta población objetivo del SNC. En este sentido, se considera tanto a las personas que actualmente realizan las tareas de cuidado de maneras remunerada como a las que lo realizan de forma no remunerada. Asimismo, se considera específicamente la formación para las personas que trabajen en los servicios que se planifica crear o ampliar.