Si te gustó, comparte:
Cambiar tamaño del texto: A+ | Normal | A-
Las redes sociales como herramienta para la autonomía

Aprendimos de todo

Wilkerman y Olga, participantes del taller de redes sociales en Paso de los Toros
Fecha: 16/11/2017
Autor: Sistema de Cuidados

Las personas mayores de Paso de los Toros tuvieron este año una experiencia nueva: aprender a usar una tablet y comunicarse a través de las redes sociales con parientes y amigos con los que, en muchos casos, habían perdido el contacto. “Aprendimos de todo” resume una de las participantes de estos talleres organizados en el marco de una de las iniciativas locales de cuidados.

“De la dependencia de las redes sociales a las redes sociales para la dependencia”, así se llama la iniciativa, sirvió para que un grupo de personas mayores de la ciudad isabelina pudiesen aprender a manejar una tablet o un celular y usar aplicaciones y redes sociales como whatsapp o facebook.
“Nosotros estamos muy solos. A veces sentís la necesidad de comunicarte, de conversar” explica una de las mujeres que formó parte de la experiencia. “Yo ahora ya arreglo para hablar con mis hijos a una hora y me paso el día pendiente. Sé que cuando llegue esa hora no solo los voy a oír, también los voy a poder ver”, añade entusiasmada.
Con la emoción característica de quien descubre un mundo hasta ese momento desconocido, este grupo de personas mayores afirma que algunas de las cosas más emocionantes fue reconectarse con gente a la que hacía muchos años que no veían, amigos de la infancia o familiares con los que habían perdido el contacto.
Una de las talleristas señala además la estimulación cognitiva que supone el uso de las tablets para las personas mayores. “Practican lectoescritura y motricidad fina para apretar donde corresponde”, explica.
“Yo hacía muchísimo que no escribía y ahora entreno todos los días, paso horas entretenida”, acota una de las mujeres.

Wilkerman y Olga

Wilkerman nunca había tenido un celular. Ahora se maneja en varios grupos de whatsapp: el de los Cufré, con sus hermanos y más de 50 sobrinos; el del fútbol, con los jugadores del cuadro del que es director técnico, y el del grupo de personas mayores, con quienes aprendió a usar estas tecnologías.
Reconoce que al principio fue un poco reticente a ir al curso. “Yo me integré con muy poca expectativa de aprender. Me parecía muy difícil que a través de este pequeño aparato me pudiese comunicar con todo el mundo”, recuerda mientras las notificaciones no dejan de caer en su tablet.
“Estar integrado a una red me ha cambiado 100% la comunicación con mis seres queridos”, señala.
“En mis 70 años, nunca pensé que iba a llegar en tan poco tiempo haber ido tan lejos”, afirma con orgullo.“También leo las noticias de último momento de los diarios y algunos chistes”, añade.
Olga, otra de las compañeras del grupo, gracias a la tablet recibió una de las mayores sorpresas de su vida: volver a ver a su hermana, emigrada en Australia, después de 40 años.
“Mi sobrina me llamó y, en vez de aparecer ella, apareció mi hermana. Fue una gran sorpresa”, recuerda todavía emocionada.
“El curso fue muy importante, nos sacó de la rutina de todos los días y de la soledad” explica.
“Ahora estoy comunicada con la familia, que era lo que yo quería. Con los de Australia pero también con mi hijo que vive en Montevideo”, añade.
Wilkerman prefiere el whatsapp, dice que siempre hay más gente conectada. Sin embargo Olga no lo duda, su favorita es facebook, porque “trae más cosas para leer”, explica.